Consejos para cuidar de un cabello teñido de rubio

Entre los distintos colores existentes de tintes para el pelo, el rubio suele ser uno de los más populares entre las mujeres, dado que suaviza las facciones del rostro, aporta una imagen juvenil y luz a nuestra cara. Sin embargo, debemos llevar a cabo una serie de cuidados, ya que el pelo se vuelve más débil a causa de los productos químicos a los que le sometemos, como el tinte.

Si quieres que tu melena rubia siga tan bonita como el último día que acudiste a la peluquería, deberías seguir nuestros consejos:

Usa un champú específico

Desde ahora, no te valdrá con un champú cualquiera. Debes escoger uno que resulte ligero, especial para cabellos rubios, y que cuente con propiedades nutritivas y antioxidantes. Por ejemplo, debes saber que aquellos que incluyan germen de trigo y de girasol serán muy recomendables.

Periodicidad del lavado

¿Cuántas veces lavas tu cabello a lo largo de la semana? Cuando gozamos de un cabello rubio teñido, deberíamos hacerlo entre dos y tres veces. Ni más, ni menos. De este modo, nos aseguraremos de tenerlo siempre limpio y de proporcionarle todo lo que aporta nuestro champú específico, pero no lo someteremos al castigo de ser lavado a diario.

Acondicionador y mascarilla

Hazte con una crema regeneradora y un acondicionador de la misma línea que tu champú. La crema deberás ponerla de medios a puntas y dejar que repose unos 5 minutos, tiempo suficiente para que suavice y cree una capa protectora y nutritiva en torno a la fibra capilar. Como resultado, te resultará más sencillo peinar y desenredar, y tu pelo estará más radiante que nunca.

Menos calor

Reduce en la medida de lo posible el uso del secador y la plancha. Si los necesitas, aplica antes un protector térmico. Además, ten en cuenta, también, que el aire acondicionado y la calefacción también tienen un efecto negativo en tu cabello.

Aceite de oliva

Un truco extra de hidratación muy sencillo que puedes poner en práctica es aplicar aceite de oliva virgen extra en todo tu pelo, desde la raíz y hasta las puntas. Hazlo el día que tengas pensado lavarlo, para, cuando tengas que retirar el aceite, entrar directamente a la ducha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *