Claves para la correcta iluminación de las habitaciones juveniles

Aunque pueda parecer lo contrario la iluminación para habitaciones juveniles necesita una buena planificación. Nuestros hijos realizan muchas actividades en su habitación (estudiar, descansar, reunirse con amigos, escuchar música, utilizar el ordenador…) y cada una de ellas requiere una iluminación para habitación juvenil diferente.

Para ayudarte a planificar la iluminación del dormitorio de tus hijos hoy te traemos una serie de consejos que te ayudarán el elegir mejor las lámparas para cuartos juveniles. Hoy no nos centraremos en los modelos. En tu tienda de lámparas para dormitorio tienes una gran variedad de diseños y colores entre los que puedes elegir los que mejor se adapten al estilo del dormitorio y a los gustos de tus hijos. Vamos a centrarnos en el tipo de luz.

La iluminación natural en dormitorios juveniles

No podemos olvidarnos de la iluminación natural en habitaciones juveniles.  Es más, debemos tratar de aprovechar al máximo la luz natural del dormitorio. El sol levanta el estado de ánimo y nos hacer sentirnos optimistas. Para que el dormitorio de tus hijos reciba una buena luz natural instala cortinas de tejidos ligeros y en colores suaves, que maticen sin oscurecer. Si el sol que entra por la ventana es demasiado intenso puedes emplear textiles algo más gruesos para evitar deslumbramientos.

Coloca el escritorio de forma que reciba la luz por la izquierda si tu hijo es diestro o por la derecha, si es zurdo. De esta forma no se hará sombra con la mano al escribir. Si esto no es posible, colocar una lámpara de estudio en el lado correcto proporcionará la luz adecuada.

La iluminación artificial en habitaciones juveniles

Una de las mejores soluciones para iluminar la zona de trabajo es una lámpara flexo. Al tener un brazo extensible y orientable se puede colocar a la altura y distancia correctas. Las bombillas LED proporcionan una luz intensa que no deslumbra. Además, no producen calor y tienen un consumo muy reducido.

También habrá que colocar una lámpara para una iluminación general. La mejor opción es una lámpara de techo. En este caso, habrá que emplear bombillas de luz diurna, es decir, que no sean demasiado frías ni demasiado cálidas.

Otro punto de luz se encontrará junto a la cama. Puede ser una lamparita de noche sobre la mesilla, un aplique o un flexo sobre la cama. La elección dependerá de la composición del mobiliario y de las preferencias. Esta iluminación servirá para leer en la cama o para actividades que no requieran demasiada concentración. Sobre todo, no debe ser deslumbrante ni tan escasa que produzca fatiga visual.

Finalmente, podemos colocar una luz indirecta, bien con una lámpara de pie, de sobremesa o aplique para crear una iluminación ambiental adecuada para otros momentos del día.

¿Quieres saber más sobre iluminación de espacios? Sigue por la iluminación del salón, un espacio en el que pasamos mucho tiempo.

¡La iluminación de tus habitaciones juveniles será la envidia de los amigos de tus hijos! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *